21 de octubre de 2017

Cronologismo o miopización de la Historia

Nuestra civilización es una estructura -inserta en la dinámica de los fenómenos de "larga duración" (la longue durée de F. Braudel), determinante de nuestra manera de ser y de conducirnos- que empezó a forjarse hace mucho tiempo, en función de lo cual (...) todos los momentos, sean de la época que sean, en que se contribuyó a configurar esa estructura son "contemporáneos", vinculados a nuestro presente histórico. La división tradicional de la Historia en períodos cronológicos -Edad Antigua, Media, Moderna...- tiene mucho de convencional y ha contribuido a cuartear y a establecer cesuras y presuntas distancias basadas fundamentalmente en criterios cronológicos. Si la Historia se concibe más temática y culturalmente -sin olvidar, claro es, la temporalidad y los procesos inherentes en ella (...)- sería tanto o más importante conocer dimensiones del presente que arraigan en la Antigüedad o en la Edad Media. Algo que en sociedades y culturas como las nuestras parece, al considerarlas, verdades de Perogrullo. 
Manuel Bendala Galán, 2000
"Por una Historia global", La aventura de la Historia, nº 24. 

20 de octubre de 2017

Elogio de la librería anticuaria

Las librerías como las reboticas, que eran lugar de encuentro, debates y tertulias sobre el libro, en este caso de bibliófilos y centros de búsquedas apasionadas por las estanterías, casi han dejado de serlo. Incluso la actividad comercial en lo que se refiere a la venta directa y personal al cliente, ha decrecido notablemente. Uno lee con nostalgia las memorias de libreros anticuarios o escucha a viejos bibliófilos y libreros, y palpa que esto es así. Pueden verse al respecto algunas memorias de libreros anticuarios: Antonio Palau y Dulcet, Memorias de un librero catalán (1867-1935), Barcelona, 1935. Julián Barbazán Beneit, Recuerdos de un librero anticuario madrileño 1897-1969, Madrid, 1970 (...).
Los catálogos en papel, las ferias anticuarias y últimamente las ventas por Internet, son, ya más que la propia librería, los medios utilizados por el librero y por sus clientes para realizar la actividad comercial. Incluso cada vez aparecen más libreros que prescinden de un establecimiento abierto al público. Particularmente creo que todo esto tiene unos efectos secundarios no siempre valorados. En las librerías se hacían bibliófilos, en los catálogos e Internet compran los bibliófilos. (...) La librería era un lugar de encuentro, de comunicación, de información y hasta un lugar propicio para apasionarse por el libro. Era como una escuela donde todos aprendían de todos. ¡Cuánto he aprendido yo de muchos que pasaron por mi librería! (...).
Han desaparecido las maravillosas revistas de bibliofilia que funcionaron hasta los años 50, desapareció la escuela de libreros y casi (...) ha desaparecido ese sano deporte de visitar las librerías anticuarias a la búsqueda de nuestra cultura y nuestra historia. Buscar un libro que fue de Cánovas, de Lastanosa, de Nicolás de Azara, del Marqués de Morante, y poder tocar y leer lo que ellos tocaron y leyeron, puede tener un especial encanto. (...) Destacar, por ejemplo, la revista Bibliofilia que publicaba en Valencia la editorial Castalla, revista de escasa tirada pero de gran calidad, o la sencilla publicación El Bibliófilo, llena de noticias de libros antiguos, precios y libreros, que se realizaba en Madrid. Estas y otras muchas fueron, desgraciadamente, desapareciendo. Esas revistas fueron un punto de encuentro de bibliófilos, libreros anticuarios y estudiosos del libro antiguo, y un instrumento para el impulso de la bibliofilia. Esa idea que ya había comenzado el librero catalán José Porter en 1935/36 con su revista de bibliofilia Papyrus, editada en Barcelona tras la Guerra Civil. (...) Los libreros no hemos sabido comunicar el placer que un libro o un manuscrito ofrecen a quien lo tiene. Una buena biblioteca no solo proporciona gozo a quien la posee, también de una forma u otra a sus hijos y a sus nietos. El tiempo pasa pero el libro permanece. ¿Qué vale un un libro comparado con lo que vale un cuadro de la misma calidad y época? El libro no solo es el contenido sino también la tipografía, los grabados, la encuadernación... Es el todo en uno más antiguo de la historia.

Francisco Asín Remírez de Esparza, 2008
El comercio del libro antiguo.


Mi pequeña continuación y contribución, 
hoy por hoy privada,
al mundo del libro antiguo 

25 de septiembre de 2017

¿Es posible “una crisis hitleriana en el siglo XXI”?

Carl Amery creía que sí (Auschwitz, ¿comienza el siglo XXI? Hitler como precursor). Y nietzscheana, añado yo. Cómo de probable, es otra cuestión. Pero una cosa es cierta: tanto más probable cuanto menos logremos averiguar y desactivar sus causas. Todas, materiales y no materiales. De hecho, los síntomas ya estarían aquí, o tal vez siempre estuvieron aquí. Entre ellos, y según Nicolás González Varela, “una nueva «Festung» Europa dirigida por una aristocracia natural, la reducción del hombre a su biología, la interpretación étnica del delito” (Nicholas Wade es una referencia en este punto)  “y de la geopolítica, la reducción del conocimiento y la ciencia a su rentabilidad, el desprecio de la razón por impulsos emocionales e intuitivos, la justificación de la superioridad moral-racial de Occidente, formas de dandysme cultural, reivindicación y recurso al mito (y a referencias teológicas), nuevas formas de esclavitud laboral…”  (Nietzsche contra la democracia). ¿Qué son Donald Trump en Estados Unidos, Marine Le Pen en Francia, Norbert Hofer en Austria y Frauke Petry en Alemania sino posibles síntomas de algo peor que está por venir?


Hitler pertenecía al final de una época, y fue derrotado, después –por algún tiempo- la civilización burguesa ha sido restaurada (…). Pero si la civilización occidental se desvanece y amenaza con derrumbarse, aguardan dos peligros en el futuro. Durante una creciente inundación de barbarie su reputación puede crecer a ojos de la gente de orden, que le verían como una especie de Diocleciano, el estricto arquitecto de un último orden imperial. Al mismo tiempo, podría ser reverenciado por algunos de los nuevos bárbaros. Pero este libro es obra de un historiador, no de un profeta.

John Lukacs, 1997
El Hitler de la Historia.

23 de septiembre de 2017

Por qué no nos ponemos de acuerdo

con el independentismo catalán y todo lo demás

Haidt ha sugerido que los liberales ponen su énfasis en solo tres fundamentos morales (el cuidado, la justicia y la libertad) mientras que los conservadores enfatizan de la misma forma en los seis (el cuidado, la justicia, la libertad, la lealtad, la autoridad y lo sagrado). (...) Sugiere que los "juicios morales son causados por rápidas intuiciones morales" mientras que el razonamiento moral simplemente sirve como una racionalización post-hoc de juicios ya formados.

19 de septiembre de 2017

Posee el don de aparecer como eterno

El arte, por encima de la brevedad de la vida, posee el don de aparecer como eterno. La estética, la sensibilidad, siempre han sido las valedoras de lo espiritual. La música, por ejemplo, y de acuerdo con Schopenhauer, nos traslada fuera del tiempo.
Javier Sádaba, 2016
La religión al descubierto


16 de septiembre de 2017

Droga y poder

¿Cómo es que en el mundo occidental, la totalidad de estas sustancias que han sido tan interesantes para cientos de culturas por miles de años están prohibidas? ¿Cómo es que estas culturas que se creen ilustradas, democráticas y científicas llegan a llamar a las plantas “ilegales”? Puede parecer raro, pero hay algo claramente profundo y revelador acerca de la naturaleza de estas sociedades. Nuestra sociedad valora conciencias centradas en la resolución de problemas y desvaloriza todos los demás estados de conciencia. Cualquier otro tipo de conciencia que no esté relacionado con la producción o el consumo de bienes materiales es estigmatizado (…). Por supuesto, aceptamos la ebriedad. Les permitimos a las personas un breve respiro del sistema materialista. Una sociedad que se suscribe a tal modelo es una sociedad que condenará estados de conciencia que no tengan nada que ver con la mentalidad resolutiva. Y si uno regresa a los años sesenta, cuando hubo una tremenda exploración de psicodélicos, diría que el gran efecto que causó tuvo que ver con el miedo de las personas en el poder. Si demasiada gente hubiera tenido esas experiencias, las estructuras sociales se hubieran derrumbado y lo más importante, la gente que se encontraba en el poder hubiera dejado de ser igual de poderosa. 

Del documental DMT, la molécula espiritual, 2010.
Gracias a Desbordamientos puntuales por la referencia. 

13 de septiembre de 2017

El coleccionista compulsivo

Me atrevería a decir que más vale un buen objeto que una mala persona, y no me fío de las que están demasiado seguras de sí mismas. 
Francisco Mendoza,
La pasión por los libros.



Siempre que un libro relativamente valioso o de su gusto (por su contenido, por su encuadernación, por su año de edición, por su autora o autor) esté por debajo del valor de mercado y tenga el dinero para comprarlo, el coleccionista compulsivo creerá tener el deber moral de comprarlo. No sabe cuándo va a tener otra oportunidad. Lo más probable es que nunca. Pero si logra mantener su compulsión dentro de unos límites razonables, se alejará cuanto pueda del fatal error que supondría coger dinero del futuro. El endeudamiento en estos casos, aunque sea con familiares y amigos, ha de verse como algo excepcional. Un recurso si acaso de periodicidad anual o semestral, nunca mensual, menos aún semanal. Y es que a la gente no le gusta dar ni aun cuando saben que se les va a devolver, especialmente si es para comida. Normalmente lo harán si no hay más remedio, pero no es lo que más ilusión les hace en la vida. Los préstamos entre conocidos, a pesar del cortés "no hace falta que me lo devuelvas", crean en el prestamista incertidumbre, miedo a la repetición, síndrome del alimentador de palomas. Por eso, si la elección es entre comer mejor pero sin libro y comer peor (temporalmente) pero con libro, sin duda nuestro coleccionista elegirá lo segundo. Dos más dos cuatro, lo irracional sería no comprarlo, solo un loco lo cambiaría por hidratos de más, Hacendado tampoco está tan mal... son algunos de los razonamientos que hará. Recuérdese que coleccionista modesto puede serlo casi cualquiera en el primer mundo. Estar en el paro o por debajo del salario mínimo o ser pensionista o estudiante nunca ha impedido la aparición de nuevos coleccionistas compulsivos, sobre todo si no tienen hijos. No podrán rellenar su biblioteca con un incunable pero tal vez sí con una primera edición de 1984. Lo primero no les quita el sueño por su implacable inalcanzabilidad, pero lo segundo... Doscientos cincuenta euros son un sacrificio posible de vez en cuando. Veinticinco mil euros, por el contrario, son palabras mayores.

En la personalidad del coleccionista hay elementos patológicos evidentes como el fetichismo (el amor al objeto por el objeto mismo) (…). Todo coleccionista revela también un cierto desequilibrio psíquico, una carencia afectiva o una insatisfacción vital (…) que a unos les lleva al fútbol, a otros al templo, a los de más allá al alcohol y otras drogas, y a muchos nos impele a acumular objetos de la misma especie, los más posibles (…), porque una colección nunca está completa. Estoy de acuerdo con Estrella de Diego cuando afirma: “Ni Freud ni Lacan dedican al coleccionismo la atención que parecería merecer, tal vez porque ellos mismos fueron coleccionistas”. Todo psiquiatra sabe que el coleccionismo es un trastorno obsesivo compulsivo, pero Freud dejó de estudiar el tema cuando se convirtió él mismo en coleccionista, igual que nunca investigó la adicción al tabaco ni la onicofagia (otro vicio suyo, según me informa Jon Juaristi). Y es sintomático que Freud empezara a coleccionar cuando murió su padre. (…) El coleccionista típico es varón –ya hablaremos de las bibliófilas-, mayor de cuarenta años, sedentario, soltero, solitario, con cierto desahogo económico (el coleccionismo es un lujo), sensible, perfeccionista, fetichista, bulímico –comprador compulsivo- de objetos, con tiempo libre (de ocio) y un poco inseguro: podría hacer muchas cosas, por ejemplo apuntarse a una ONG, buscarse una novia o comprarse un perro, pero decide coleccionar, pues el objeto de colección es el “animal doméstico perfecto” según Baudrillard. (…) Hay coleccionistas de la especie celosa –no enseñan sus tesoros así los maten; ni siquiera desean que se sepa lo que tienen-, aunque el problema de la mayoría es justamente el contrario: adquirimos piezas sobre todo para provocar el reconocimiento y la admiración (o más crudamente: la envidia) de nuestros colegas. Hay, pues, un componente exhibicionista en la mayoría de los que coleccionan (…). Pero no son estas las únicas cualidades del coleccionista, por lo general un ser pacífico y bondadoso, que no se mete con nadie y difícilmente rompe un plato (sobre todo si es de Sèvres). Un genio como Darwin, tras ser pésimo estudiante, a través del coleccionismo llegó a formular la capital teoría de la evolución de las especies. Y es que, en general, los coleccionistas son personas socialmente útiles, pues rescatan muchas piezas del olvido y la destrucción, las mejores de las cuales suelen terminar –por una u otra vía- en los museos y bibliotecas, a disposición de todos.
Francisco Mendoza Díaz-Maroto, 2002
La pasión por los libros. Un acercamiento a la bibliofilia.

6 de septiembre de 2017

Religión

Ese fenómeno complejo, misterioso y recurrente que hace que el ser humano proyecte sus fantasías y deseos en un cielo del que, al final, acaba dependiendo.
Javier Sádaba, 2016
La religión al descubierto.

5 de septiembre de 2017

La independencia como mal menor

o más allá del derecho a decidir

Lo importante tal vez no sea cuántos catalanes están a favor del sí y cuántos a favor del no, ni tampoco cuántos se consideran a sí mismos catalanes y al mismo tiempo españoles, sino cuántos catalanes se consideran solamente o primeramente catalanes y cuántos catalanes se consideran solamente o primeramente españoles. En ese sentido, el número de catalanes que se consideran solamente o primeramente catalanes es muy superior al número de catalanes que se consideran solamente o primeramente españoles. Visto así, Cataluña siempre ha estado y siempre lo estará más cerca del sí que del no. Ya solo por eso deberían independizarse. Ahorraríamos una considerable cantidad de tiempo y de esfuerzo. Una cantidad de energía que podría dedicarse a otras cosas. 

Por otro lado, de proclamarse la independencia, el bien que se les haría a los catalanistas sería cuantitativamente mayor que el bien que se les haría a los españolistas catalanes de no proclamarse. Y al contrario: de proclamarse aquella, el mal que se les ocasionaría a los españolistas catalanes sería cuantitativamente menor que el mal que se les ocasionaría a los catalanistas de no proclamarse. Por esa razón utilitarista también deberían independizarse. Para los demás, vivir en una nación u otra no debería de suponerles mayor inconveniente.   

Si bien todos los nacionalismos son una forma moderada o civilizada de tribalismo, y por ende relativamente excluyentes y problemáticos (lo ideal sería que la gente se uniera por ideales más universales y racionales), hay nacionalismos más privilegiados que otros, lo cual crea una desigualdad y una inestabilidad. El nacionalismo catalán está en una situación de desigualdad, verticalidad, centralización y subordinación políticas respecto del nacionalismo español habida cuenta de que es el castellano y no el catalán o el euskera el idioma históricamente privilegiado e impuesto en todo el Estado español, y de que es Madrid y no Barcelona o Bilbao la ciudad que domina en última instancia al resto de ciudades y comunidades de la península. Por lo tanto, cuando dos nacionalismos entran en conflicto, la mejor manera de solucionarlo parece ser la separación territorial. Cuanto más se alargue la decisión más se alargará el problema. Téngase en cuenta que con la independencia y solo con ella se acabaría el problema secular del independentismo.

Y si lo que preocupa es el futuro, la probabilidad de que el catalanismo acabe en totalitarismo parece ser similar o menor a la probabilidad de que el españolismo derive, de nuevo, en totalitarismo. Totalitarismo entendido en su forma histórica europea de los años treinta. Una probabilidad alta o baja, pero similar en ambos casos. Si Cataluña no debería ser independiente por esa razón, entonces España tampoco.

30 de agosto de 2017

Catolicismo como ética de la sumisión

o la creencia en un dios todopedoroso como reflejo 
de nuestra estructura política

Tomad, Señor, recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y mi voluntad, todo mi haber y mi poseer, vos me lo disteis y a vos Señor lo torno, todo es vuestro, disponed de todo a vuestra voluntad, dadme vuestro amor y gracia, que esto me basta. 
Oración de San Ignacio de Loyola (s. XVI).

Autorizo y concedo el derecho de autogobernarme a mí mismo, dando esa autoridad a este hombre o a esta asamblea de hombres, con la condición de que tú también le concedas tu propio derecho de igual manera y les des esa autoridad en todas sus acciones.
Thomas Hobbes, Leviatán (s. XVII).

28 de agosto de 2017

Juana Rivas

¿Debe el ciudadano someter su conciencia al legislador por un solo instante, aunque sea en la mínima medida? Entonces, ¿para qué tiene cada hombre su conciencia? Yo creo que deberíamos ser hombres primero y ciudadanos después. Lo deseable no es cultivar el respeto por la ley, sino por la justicia. La única obligación que tengo derecho a asumir es la de hacer en cada momento lo que crea justo.

Henry David Thoreau, 1863
Desobediencia civil y otros escritos

26 de agosto de 2017

El problema de la unidad

Un año después de abandonar Bohemia se encontraba casualmente en París, precisamente en el aniversario de la invasión rusa. Se celebraba una manifestación de protesta y no fue capaz de resistir la tentación de participar. Los jóvenes franceses levantaban el puño y gritaban consignas contra el imperialismo soviético. Aquellas consignas le gustaban, pero de pronto comprobó con sorpresa que era incapaz de gritar a coro con los demás. No aguantó en la manifestación más que unos pocos minutos. Les confió su experiencia a sus amigos franceses. Se extrañaron: «¿Es que no quieres luchar contra la ocupación de tu país?». Tenía ganas de decirles que detrás del comunismo, del fascismo, de todas las ocupaciones y las invasiones, se esconde un mal básico y general; para ella la imagen de ese mal es una manifestación de personas que marchan, levantan los brazos y gritan al unísono las mismas sílabas. Pero sabía que no sería capaz de explicárselo. Perpleja, cambió el tema de la conversación. 

Milan Kundera, 1984
La insoportable levedad del ser.

22 de agosto de 2017

Seguirán al primero que les silbe un aire autoritario

Los hombres, quebrantados espiritualmente por una autoridad secular, no pueden adaptarse de inmediato a la libertad, al igual que el pobre pájaro nacido en prisión: seguirán en un principio al primero que les silbe un aire autoritario. Hay que cambiar, ante todo su mentalidad, darles confianza en la libertad, inspirarles de nuevo el gusto, el deseo de la libertad que existe en casi todos aunque en un estado latente, casi agotado. Sin esto no harían más que caer de un sistema autoritario en otro y asistiríamos, más y más débiles, a ese espectáculo que sería, también, la rutina de nuestras esperanzas. Tal me parece ser la situación en estas partes de Europa en que las condiciones generales crean situaciones que no pueden durar y que hallarán un desenlace trágico en todo caso porque tampoco una revolución, por su carácter inevitable autoritario, aportaría ningún cambio dichoso. Una iniciativa libertaria mundial es lo único que podría poner un dique al desarrollo del autoritarismo en todas sus líneas de avance, comunista, fascista, militarista, capitalista y clerical.
Max Nettlau, 1928
Comunismo autoritario y comunismo libertario

19 de agosto de 2017

Sobre el Corán

Hoy traigo a la memoria de este blog un antiguo post. Dado que han pasado siete años, lo escribí con veintidós, cambiaría alguna expresión y abundaría en algún argumento, la auto-crítica a Occidente por ejemplo, pero en lo fundamental me sigue pareciendo correcto y pertinente, de modo que dejo los cambios para otro momento. 

25 de julio de 2017

El pico del conocimiento

Un pre-ensayo sobre los límites de las ciencias y las humanidades


La constante expansión del conocimiento científico es una de las pocas facetas de la historia humana –quizá la única- sobre la que podemos afirmar dogmáticamente que está realizando auténticos progresos.
Martin Gardner, 1964
Izquierda y derecha en el cosmos.

La proporción de almacenamiento, por el hombre, de conocimientos útiles sobre sí mismo y sobre el universo, fue en aumento desde hace 10.000 años. Esta proporción se elevó bruscamente con el invento de la escritura; pero, a pesar de ello, continuó progresando con deplorable lentitud durante siglos. El siguiente paso importante en la adquisición de conocimientos no se produjo hasta la invención del tipo movible por Gutenberg y otros, en el siglo XV. Antes de 1500, y según los cálculos más optimistas, Europa producía libros al ritmo de 1.000 títulos por año. (…) Cuatro siglos y medio más tarde, en 1950, la proporción había crecido hasta el punto de que Europa producía 120.000 títulos al año.
Alvin Toffler, 1970
El «shock» del futuro.

El progreso de la raza humana en la comprensión del universo ha creado un pequeño rincón de orden en un universo cada vez más desordenado.
Stephen Hawking, 1988
Historia del tiempo

Suponiendo que, al año, se produzca una idea realmente brillante por cada mil millones de personas, entonces a la población de un millón de robustos Homo erectus que había en el año 300.000 a.C. le habría surgido una idea similar cada mil años. (…) Con seis mil millones de mentes en el planeta, actualmente deberíamos estar generando este tipo de ideas cada dos meses. 
Tim Harford, 2008
La lógica oculta de la vida.

En el núcleo mismo de la historia humana se encuentra la relación paradójica entre la empatía y la entropía. A lo largo de la historia, la convergencia entre nuevos regímenes de energía y nuevas revoluciones en las comunicaciones ha ido creando unas sociedades cada vez más complejas. Estas civilizaciones más avanzadas en el campo tecnológico han unido a pueblos antes dispersos, han hecho crecer la sensibilidad empática y han expandido la conciencia humana. Pero estos entornos cada vez más complejos exigen un consumo mayor de energía que supone un agotamiento creciente de los recursos. 
Jeremy Rifkin, 2010
La civilización empática.



Tesis: al peak oil le seguirá el peak knowledge. 

El conocimiento es una propiedad emergente de la energía. A largo plazo, cuanto menor es la producción de energía menor es también la producción de conocimiento. Realimentaciones temporales aparte, los límites del crecimiento material son también los límites del crecimiento intelectual. Tanto tiene una sociedad, tanto puede llegar a entender. Casi todo lo fundamental que podíamos descubrir y teorizar como especie ya lo hemos descubierto o hace milenios o, en mayor medida, durante los últimos doscientos años de explosión cultural e industrialismo desaforado. Cosa distinta ha sido, es y será su aplicabilidad, escalabilidad y poder de consolación. Es probable que la mayor parte de lo que queda por averiguar no se averigüe nunca (vida extraterrestre, nuevas teorías sociales...).

Ceteris paribus, a menor energía, menor población. A menor población, menor división del trabajo. A menor división del trabajo, menor conocimiento: menos especialización, menos investigación. Para lo bueno y para lo malo. Energía es Hiroshima, energía es Auschwitz, energía es la Stasi, pero energía también es Walden Hojas de hierba. Lo uno no puede crecer o decrecer sin lo otro. Decrecimiento dialéctico. Con el declive de los combustibles fósiles y los efectos del cambio climático, el crecimiento exponencial del conocimiento propio de los siglos XIX y XX llegará a su fin. En el campo intelectual, los próximos siglos serán tiempos de correcciones, síntesis, olvidos y salvaguardas, mas no de grandes progresos. 


1770... 

Holbach: teoría del ateísmo.
Jefferson: teoría de la independencia.
Clarkson: teoría de la abolición.
Mounier: declaración de los derechos del hombre y del ciudadano.
Bentham: principio de utilidad.
Malthus: teoría de la superpoblación.
Marx: teoría de los modos de producción.
Darwin: teoría de la selección natural.
Kropotkin: teoría del apoyo mutuo.
Fleming: principio de antibiosis. 
Freud: teoría del inconsciente.
Arrhenius: teoría del calentamiento global.
Einstein: teoría de la relatividad.
Mumford: teoría de la tecnología.
Roosevelt: declaración universal de los derechos humanos.
Kinsey: informe del comportamiento sexual.
Hubbert: teoría del pico del petróleo.
Hite: estudio de la sexualidad femenina.
Benjamin: medicina de la transexualidad.
Lerner: teoría del patriarcado.
Rich: teoría de la heterosexualidad obligatoria. 
Ryder: teoría del especismo.
Meadows: informe de los límites del crecimiento.
Illich: teoría de la desescolarización. 
DeMause: teoría psicogénica de la historia.
Semprún: teoría del desarrollismo.
Corry: teoría de los derechos indígenas.
Lovelock: teoría de Gaia. 

... 1970.


Teoría de Olduvai



19 de julio de 2017

Capitalismo

o el arte de maximizar los flujos
Se puede alegar, como frecuentemente hacemos, que este ansia por acaparar más y más de lo que sea (ya sea puntos electrónicos en un videojuego, ferraris en el garaje o mierdas pinchadas en un palo) es el resultado de un error educativo, y no dejará de ser cierto, pero quizá haya también algo más. Un trasfondo biológico que nos lleva a la maximización de los flujos, por destructivos que sean, una tendencia que de alguna manera está impresa en nuestro ser y que la sobreexcitación capitalista siemplemente ha elevado a la máxima potencia, pero que siempre ha estado ahí.
Antonio Turiel, 2017

15 de julio de 2017

Revisando mi biblioteca

-El Principio Fundamental del Universo (...) no es una creencia sino un Principio comprobado científica y espiritualmente (...).
-Yo pensé que eso era una...
-¿Una superstición? -preguntó Ami riendo.
-Algo así... una buena intención tal vez. 
Ami, 1986.


Dice, o dijo, Enrique Barrios  (Ami, 1986) que "la Inteligencia Universal se encarga de que cada uno reciba lo que merece", y, refiriéndose a los soldados pero no solamente, que "tal vez quienes hoy son alcanzados por una bomba, en una vida anterior o en esta misma fueron brutales con otros", pero eso es una superstición, y como tal, peligrosa.

Dice, o dijo, Enrique Rojas (¿Quién soy? De la personalidad a la autoestima, 2001) que vivimos una "decadencia amorosa", que "se ha ido perdiendo la capacidad para reflexionar y valorar la vida en su totalidad", que "falta la articulación del amor", pero yo no creo que antes se amase más o mejor que ahora, no creo que antes fuésemos más reflexivos en el amor ni más holísticos. Que antes hubiera menos divorcios no significa que hubiera más amor ni que "el amor conyugal" estuviera más basado que ahora "en la comprensión, el cuidado recíproco, la ternura, los pequeños detalles...". En este punto, psicología un tanto utópica y nostálgica la suya. Incluso diría que un tanto reaccionaria, si no sonara tan fuerte.

7 de mayo de 2017

Por una izquierda desunida

El sueño de Roma sigue siendo un susurro que se desvanece al pronunciarlo en voz alta.
Marco Aurelio, Gladiator.


Dicen que la izquierda debería unirse, pero entonces ya no sería izquierda. Lo poco que aún quedara de ella se marchitaría. La izquierda, por definición (mi definición), no se conforma, no pacta. Es un ideal, una meta, no un camino ni un lugar. Si crees formar parte de ella es que no formas parte de ella. Si crees representarla es que no la representas. Ser de izquierdas no es serlo, sino quererlo. La unión de las izquierdas es un acto intrínsecamente conservador, como todo acto "realista". Unirse es claudicar. Unirse... es de derechas. 

4 de mayo de 2017

Libros

Aprovecho para darle las gracias a Desbordamientos puntuales 
por haber contribuido con el envío de algunos de sus libros 
a un proyecto educativo que tengo en mente desde hace tiempo


28 de abril de 2017

El niño y la bestia

De la misma forma en que para apreciar algunos cuadros tenemos que alejarnos de ellos, en muchas ocasiones un verdadero entendimiento de nuestra realidad solo nos puede llegar a través de la fantasía. Es en esto en lo que se basa la obra de Mamoru Hosoda.

25 de abril de 2017

El Estado contra el arte

La educación libre es condición necesaria pero no suficiente. Parafraseando a Bakunin: libertad educativa sin igualdad económica es privilegio, individualismo para unos pocos. Igualdad económica sin revolución es pretensión, fraude, mentira.

El currículum escolar es uno de los motivos más importantes que alegan las familias homeschoolers para no escolarizar a sus hijos. Las principales críticas que hacen las familias al currículum es que presentan unos contenidos fragmentados por materias que dificultan la comprensión y descontextualizan el conocimiento. Se fomenta en demasía la competencia lingüística y la matemática en detrimento de la competencia cultural y artística (...). En la mayoría de los hogares las actividades artísticas y deportivas han quedado relegadas a un segundo plano por la falta de tiempo. No se considera tan importante aprender a dibujar correctamente como aprender a escribir. No se aprecia el teatro, ni la práctica del deporte o de un instrumento musical como se valoran las matemáticas. Sin embargo, las artes son una herramienta imprescindible para la expresividad, la comunicación y la interacción social. Nos conectan con nuestro interior y nos ayudan a conocernos, a admirar lo bello y lo hermoso y nos liberan de las ataduras del mundo enseñándonos el arte de vivir.
Maria Bellmunt, 2015
Fuera del sistema escolar.

28 de marzo de 2017

El bien hecho trozos

Simone Weil dice que "la creación es el bien hecho trozos y esparcido a través del mal". Pues bien, que no se diga que no intentamos juntar los trozos mientras pudimos.

11 de marzo de 2017

2 de marzo de 2017

Anarcopopulismo

o no soy racista, soy ordenado

Quienes rechazan la emigración, presentándola como lo que es, el gran recurso para que el capitalismo occidental se reinvente tras su gran crisis y casi colapso de 2008-2014, son linchados sin contemplaciones, con procedimientos de una brutalidad que va a más. Sobre ellos llueven los insultos: racistas, xenófobos, extrema derecha, etc., la censura y la exclusión, con procedimientos específicamente fascistas. La violencia contra los anticapitalistas y, en consecuencia, contrarios a la inmigración, proviene de un bloque unido poderosísimo, en el que militan agrupados la derecha europea, las instituciones de la UE, los Estados, el Vaticano con el clero católico, el poder mediático, la intelectualidad, la gran patronal y la izquierda, que en todas las cuestiones de primera necesidad para el capital está a la vanguardia.

Félix Rodrigo Mora, 11 de febrero de 2017.